Feeds:
Entradas
Comentarios

Rulagordos

Ayer salí a dar una vuelta, a despejarme, a no pensar, solamente a caminar. Eran las cuatro de la mañana.
Sin rumbo fijo, lo mismo giraba a la izquierda que a la derecha. Llegué al centro de la ciudad.
Al pasar por delante de unos grandes almacenes me fijé en un hombre que caminaba justo delante de mí. Estaba gordo, de mediana edad, con gafas.
Antes de llegar a la esquina el hombre acabó su paquete de cigarrillos y lo tiró al suelo. Ese acto sucio me enfadó, ese gordaco asqueroso, ese saco de pringue maloliente me sacó de mis casillas. Me dirigí hacia él y le pedí, educadamente, que recogiera el paquete y lo tirara a la papelera. El hombre se limitó a insultarme y siguió su camino. Avancé unos metros y le di un pequeño toque en la espalda como quien avisa a un amigo. Cuando se volvió lo agarré del cuello, lo tumbé en el suelo y comencé a rularlo como si fuera un tonel, un tonel grande y lleno de mierda. Cada vez rulaba más rápido, una calle, dos calles, un paso de cebra, un coche que frena, un giro a la izquierda y una pequeña rampa que me hizo sudar. “Pequeño gordo hijo de puta, no deberías ensuciar la calle”.
En las afueras cogí un camino entre dos naves industriales y el gordo chillaba como un cerdo. Las piedras, aunque entorpecieron mi camino, al clavarse en sus pellejos a punto de reventar, creaban una sinfonía de gritos, llantos, insultos y ruidos asquerosos, que al mezclarse con mis cantos tiroleses, estaba a la altura de los grandes compositores. Una obra maestra.

Anuncios

Here it is, my new guitar. A home made slide guitar.

I’ve made it myself with two wooden strips and a Danish cookies box. Yeah, It rocks!

I’ll show you  how it’s made with photographs of the process on the next entry.

 

As you can see, the bridge is a ceramic fuse. The key simply has magic powers.

The head shows you the constant mutation between the bird that announces death and the rabbit that only stares at you.

Don’t look at the lady’s log, It’s not for sale.

Here is where the inspiration talks to me, don’t try to understand the drawings.

The strings cut the wood because of the tension so I’ve put springs from old lighters inside the holes as you can see in the photograph. I’m looking for a better mechanism, all ideas are welcome.

I’ve put a leather cushion on the back because the back of the box was awful and now It has a good vintage style. The neck is signed up with fire!

The End

Los cuadros 1, 2 y 3 son del 2004.  El 4 es del 2005. Existían otros dos, 5 y 6, pero han sido borrados de la memoria, no merecen la resurrección.

Recordemos:

Cuadro 1:

Un rebaño de ovejas muertas, dispuestas sin un orden perceptible. El pastor, empalado en su cayado, no ha perdido el respeto. Un perro en celo se disputa con las urracas el cuerpo acartonado de la burra.

El único sonido que se escucha es el tintineo de una cucharilla en una taza. Un robot de los años 20, indiferente ante tal escena, degusta una taza de café árabe en una pequeña mesa de forja pintada de blanco. Sobre las 16 horas.

Cuadro 2:

Árboles huecos, 7 filas de 21. La corteza a la vez que transparente parece elástica. Dentro, si observamos atentamente, esas formas marrones aterciopeladas son cadáveres de liebres dispuestas simétricamente formando arabescos. No hay estufas cerca. Más allá del grupo de árboles se levanta una casa-palacio habitada por robots de los años 20.

Cuadro 3:

Dos grupos de robots de los años 20 juegan al polo en lo que parece ser un campo de cebada.

Los caballos, marrones todos, iluminan el espacio con sus ojos de Led. Las expresiones de los robots no ofrecen información sobre el partido. Sobre las 21 horas.

Cuadro 4:

Son las 4 de la tarde, en el pequeño pueblo todos duermen la siesta. Un perro persigue  un  tractor, un  Nuffield del 48, conducido por un robot de los años 20. Suena “Song sung blue” de Neil Diamond.

 

Hoy  ha sido creado el Cuadro 5:

Ya no quedan robots de los años 20 en el pueblo, solo queda hierba seca y polvo. En las afueras, una carretera. En el lado izquierdo cientos de perros aullan el blues más triste jamás escuchado, en el lado derecho, cientos de caballos lloran en silencio. A lo lejos, distorsionado por el calor del asfalto, un cuerpo sin vida y una guitarra, Un acorde menor en séptima mantiene la solemnidad y la tensión.

_________________________________________

Más vale levantarse, tomar un trago de alguna bebida alcohólica y olvidar los cuadros, la pequeña situación que viene a continuación no tiene nada que ver con lo anterior, es una de esas situaciones de la que  cualquier persona desearía formar parte.

Pequeña situación.

Sí, la gorda gritó tan fuerte que un estallido de sangre empapó a los asistentes del alumbramiento, las palabras del bebé al salir fueron: “qué hijos de puta! dadme un cigarro cabrones, llevo 9 meses a 70 grados dentro de este saco de carne y… ¿tengo que tragarme ahora todo el tema de los peluches y los patucos? A tomar por c …ulo! Me voy al bar”.
La gorda engulló al bebé y seguidamente vomitó una preciosa niña que entretuvo a la audiencia con unos maravillosos pasos de charleston.

El hombre del monóculo la miraba suciamente, estirando sus tirantes con los pulgares y moviendo su puro arrítmicamente en su boca, se imaginaba las noches de dinero y whisky en Broadway. Notó como lloraba genitalmente. Todos lo notaron, la niña también. El hombre hubiera muerto de un infarto en tres días pero fueron las puñaladas de nuestra pequeña amiga bailarina las que destrozaron el corazón del sucio cazatalentos.

La gorda engulló el cadáver y, seguidamente, vomitó un perro que giraba sobre sí mismo a dos patas. Todos volvieron a aplaudir.

Nueva escena de una obra que se alarga cuando menos te lo esperas, las dos primeras escenas son del 2006. Aquí está la nueva escena, la 3ª “Cristine”. Para el que no tuvo la suerte de leerla hace 4 años he copiado la escena 1 y 2. Disfruten.

Arizona.

 

Escena 1. La llamada de Jack.

Cuenca, 26 de Abril de 2006,  2.00 am.

El hijo, el nieto, la nuera, el silencio y su mujer, todos alrededor en la hora de la muerte. Una habitación pequeña, una cama antigua, la luz procede de una pequeña lámpara encima de una mesita de noche.

Abuelo: Maldita sea, ¿dónde lo guardé? Hijos de puta, mira debajo de ese abrigo nene – dirigiéndose a su nieto – y dame la caja que hay debajo.

El nieto, consciente de su protagonismo en ese momento importante en lo que podía ser la muerte de su abuelo  corre como un demonio hacia el objetivo.

Hijo: ¿Qué buscas papá?

Abuelo: ¡Cállate! mierda, hijos de puta. ¡Aquí está! – grita sacando un pequeño papel de estrazo – toma este número y llama, ¡corre!

Hijo: Papá, esto no es un número de teléfono.

Abuelo: ¿Cómo tuvimos un hijo tan gilipollas?

La mujer apretando los ojos agarra la colcha soltando un suspiro.

Abuelo: Es un número de Arizona, llama.

Hijo: ¿Qué hay en Arizona?

Abuelo: Nunca lo sabrás porque has sido, eres y serás un gilipollas.

La nuera, agarra al hijo y lo lleva arrastrando a la sala de estar donde aguardan los otros parientes.

Nieto: ¡Abuelo, yo llamo!

Abuelo: Toma, llama tú. ¡Llama! 

Hijo: Llévatelo, no vas a llamar, yo llamaré.

Abuelo: ¡Fuera de aquí gilipollas!, – grita el abuelo mientras golpea con su bastón en la cómoda – ¡Fuera de aquí gilipollas!

La mujer, llorando, sale corriendo de la habitación junto con la nuera.

Abuelo: Ven aquí chaval, llama a este número y pregunta por Jack.

El hijo desiste y decide dejar que todo siga su ritmo.

El nieto coge el teléfono y marca.

Nieto: ¿Está Jack?…vale, aquí, se está muriendo…

Abuelo: ¡No me estoy muriendo, no hagas caso de lo que te digan!

Se escuchan risas desde la otra parte del teléfono. El nieto le pasa el teléfono al abuelo como obedeciendo una orden.

Abuelo: Maldito hijo de puta, ¿cómo has sabido que…? ¿Ahora mismo? ¿Y la gorda?…Con el gilipollas y su hijo, sí podemos sacar algo bueno de él. Abre ese cajón nene – dirigiéndose al nieto – dame la pistola.

Hijo: Papá, por favor, dame la pistola.

Abuelo: Maldito gilipollas, si Jack estuviera aquí ya te habría sacado las tripas como si fueras un barbo.

Hijo: ¿Quién es Jack?

El intento de conversación del hijo para tratar de hacerse con la pistola queda interrumpido.

Abuelo: ¡Dale metralla a la furcia! ¡Dale metralla a la furcia!

La mujer y la nuera aparecen en la habitación. El abuelo dispara al techo su Colt.

Nieto: Sí, ¡Dale metralla a la furcia! ¡Dale metralla!

El nieto salta en la cama mientras su abuelo desnudo golpea a su hijo con el bastón.Nieto y Abuelo: iDale metralla a la furcia!

Escena 2. Jack.

Después de la fuga del nieto y su abuelo  a la antigua (y secreta) cabaña del río tras los incidentes en la equivocada hora de la muerte, el abuelo enseñó a su descendiente el antiguo arte de los tres vicios, el alcohol, las mujeres y las armas. Cuando el pequeño Ed… (hemos saltado la parte del cambio de nombres de manos de Jimmy, el hombre que pesca las percas con lazo, y también la parte sobre la familia. Nada importante). 
Continuamos, cuando el pequeño Ed, de 9 años, era capaz de beber tres vasos de bourbon subido a hombros de Cristine, una vieja amiga del abuelo, mientras disparaba su Colt haciendo callar a todos los indeseables hijos de puta del bar, su abuelo decidió que había que prepararse para el encuentro con Jack.

 Estado de Arizona, 21 de Octubre de 2006, 16.30 pm. En un viejo Ford Mustang descapotable, el abuelo canta una vieja canción mientras Ed se lia un cigarrillo.

“Johnnie get your gun, get your gun, get your gun, 
Take it on the run, on the run, on the run; 
hear them calling you and me; 
Every son of liberty. 
Hurry right away, no delay, go today, 
Make your daddy glad, to have had such a lad, 
Tell your sweetheart not to pine, To be proud her boy’s in line.”

Nieto: Abuelo, ¿puedes parar? quiero mear.

Abuelo: Yo he meado tres veces desde que tomamos aquella tarta, pequeño.

Nieto: Pero si no hemos parado.

Abuelo: (con grandes carcajadas) Ed, ¡tu abuelo parece una cesta después de un buen día de pesca!

Nieto: hay que joderse, yeeeeehaaaa!

Ed, se pone de pie sobre el asiento trasero y mea mientras dispara su Colt al aire, tras una calada un disparo, tras un disparo otra calada. 
El Ford toma un polvoriento camino que sale a la derecha de la carretera, han dejado la vieja ruta 66 para entrar en el rancho de Jack.

[Voz en off de Ed: El rancho era el típico de las películas americanas, de madera y una vieja furgoneta bajo un árbol cerca de la entrada. Nada más bajarnos del coche un perro, un labrador para ser más exactos, se acercó y se sentó a unos dos metros de nosotros, detrás de él una gran nube de polvo provocada por el Ford.]

Abuelo: Viejo cabrón, How is my brother?

Jack: Oh my fucking god, I haven’t enough bullets! – saliendo de la nube de polvo con una escopeta en la mano izquierda.

Los dos viejos se abrazan y continúan hablando en inglés. Ed, parado, mira fíjamente a Jack, un escalofrío le recorre la espalda a la vez que una sensación de tranquilidad.Jack: Tú debes ser el pequeño Ed, ¡ven y dame un abrazo granuja!

Ed ya no sabía si estaba abrazando a su abuelo o a Jack, eran exactamente iguales. Jack un poco más castigado por el sol pero las mismas facciones, la misma mirada y los dientes que le faltaban a uno los tenía el otro y viceversa. 

Ed: Joder! soys unos putos gemelos!

Jack: Rayos! Este niño habla como el jodido

Las palabras de Jack quedan interrumpidas por Picante, el perro, que apareció con una inmensa rata de agua en la boca y totalmente empapado.

Jack: Yeehaaa! preparemos la cena. 

Escena 3. Cristine.

7 de Julio de 2010.  Dirty Road Motel.

Ed: ¿Está Cristine? – dirigiéndose al recepcionista.

Recepcionista: ¿Quién diablos lo pregunta? Eres un pequeño mocoso, Cristine es demasiado para ti.

Ed: Cállate hijo de puta, dime dónde está Cristine o te meto una bala en tu sucia cabeza.

Recepcionista: Oh, un chico valiente buscando a una puta.

El recepcionista nota como sus pantalones se humedecen cuando el pequeño, ahora no tan pequeño Ed, le apunta al entrecejo con una Colt Peacemaker brillante, con la empuñadura de marfil tallado y en el cañón una firma: Painmaker.

Cristine: ¡Ed! ¿Qué haces aquí cariño?

Ed: ¡Cristine, rápido! El abuelo y Jack… El abuelo…

Ed rompe a llorar mientras baja su pistola. Cristine abraza a Ed acurrucando su cabeza entre sus enormes pechos.

Cristine: ¿Qué ha ocurrido, pequeño?

Ed: Están muertos, Cristine, están muertos.

Antes de escribir nada, para que no se me olvide, pelodemuerto está parado porque no tengo escaner. Y no lo tendré durante un tiempo.

Ayer me arrestó la guardia civil, la verdad es que no lo consiguió del todo y ahora vivo en un agujero, mentira, pero era lo que yo pensaba que ocurriría.

Hace ya unos dos meses que vengo recogiendo todos los cadáveres de animales que encuentro en la carretera, conejos, liebres, ardillas, erizos, urracas… Los recojo y los guardo en bolsas en el maletero.

Ayer, sobre las 8.00 am, cuando iba a trabajar, al pasar por un pueblo había un control de la guardia civil. Pensé que era lo de siempre, la documentación, el seguro y la ITV. Pues no, iban buscando algo. Por estos pueblos se mueve mucha droga y algo esperaban encontrar.

-¿Puede abrir el maletero?

-Sí, claro.

-¡Dios santo! ¿Qué es ese olor? ¿Qué lleva usted en las bolsas? Madre de Dios!

-No es nada, animales muertos.

-¿Pero qué dice? animales muertos, ¿para qué? Sargento, venga, mire esto.

-No lo entienden, no es ningún delito, los necesito para una cosa.

El cabo se extrañó pero cuando llegó el sargento y abrió una bolsa…

-¿Pero que hostias es esto? ¿Usted está bien de la cabeza?

-Sí, estoy bien, y si no tienen nada más que decir tengo que ir a trabajar.

-¿Dónde trabaja usted?

-En un agujero de pelo y está a punto de desbordarse. Dios tiene un hijo, un chaval de 4 años que tengo metido en una jaula. La madre es adicta a la metanfetamina y Dios, con el lío que tiene, no tiene tiempo para ocuparse del chaval y lo soltó cerca de una madriguera de un tejón que tenía yo vivgilada porque ese maldito tejón astuto salía a la cuneta a insultarme todos los días que pasaba por allí. Decidí vigilar la madriguera una noche pero cuál fue mi sorpresa al ver  un niño con barba subido en el tejón y cabalgando con la cabeza bien erguida. Insultaba y maldecía al resto de animales nocturnos. Logré cazarlos. Dejé escapar al tejón pero su mirada mostraba ira y venganza, cosas que no me dejan dormir por las noches. Ahora, durante todo el día  tengo que entretener al niño barbudo para que no se enfade y produzca tormentas de fuego y además estar pendiente del agujero para que no se desborde y se nos meta el pelo en los ojos o en la boca. Le aseguro sargento que no es agradable.

Los animales muertos los utilizo como marionetas y títeres, represento importantes hechos históricos que mantienen al mocoso tranquilo. Hoy toca  la elección de Abraham Lincoln como presidente de los Estados Unidos de América. La verdad es que todo esto es mentira, en realidad soy maestro y los animales son para un trabajo de plástica, vamos a fabricar estuches con la piel, y punzones con los huesos. ¿No se lo cree, verdad? El niño barbudo me advirtió de ustedes, “deja de ir de aquí para allá con el coche en busca de cadáveres! la edad contemporánea me aburre!” Prefiero que dances y cantes para mí. Yo no sé cantar, sargento, mis lágrimas demuestran que digo la verdad. Bailar es otra cosa, no es que sea un Fred Astaire pero me defiendo, sobre todo en bailes desincronizados, pura experimentación y vanguardismo señor sargento, lo que viene a ser improvisación disfrazada de innovación. ¿Le importa que siga mi camino?

-Hahaha – la carcajada resonó en toda la sierra y los ojos del sargento tomaron el color del hígado.

El cabo se agarró del cuello y tirando su piel hacia atrás dejó ver quién era en verad. El maldito tejón! Pero la cosa no acaba aquí, el sargento era el hijo de Dios, el niño barbudo que reía sin parar dando vueltas por el suelo.

-Te la hemos vuelto a colar gilipollas! hahaha.

-Malditos! lograréis que se desborde el agujero!

Download the new album of Foetal Noise “Down the streets of dirt”

Download: http://www.mediafire.com/?zmyzmzozqjg

Listen:  http://www.reverbnation.com/foetalnoise

                http://www.soundclick.com/foetalnoise

I could write thousands of words about this album but… what the hell! Let’s have a drink, switch off the lights and get into it.

Thanks to Morpheus and Arztriper for the help. This is yours!

Foetal Noise.

¿Quién es el responsable?
Fuego con él!
6 burras y 2 estufas, ¿quién quiere cáscara de almendra?
8000kg de cáscara, una pala y un litro de vino.
Fuego con él!
Ábrele a la estufa, macarra!
Arrímate a la estufa, pordiosero!
Bebe vino y calienta tu picha. Aaah el ascua viva!
La picha de toro! Dame la picha de toro que marque el ritmo!
6 burras sin cuello y bastante calor, buena polvisquera y 2 litros de vino.
Si te dejas la puerta abierta te crujo las costillas. La ventisca trae pinchudas y mierda.
Atrévete a tocar la estufa que te corto el cuello.
Si ves que me levanto, ata al perro, o le limpio el cuello.
Penetra a la burra, dale un beso. Penétrala.
Canta. Si ves que me levanto te saco los ojos.
3 tarros de menstruación de 5 burras, pinchudas y cigarros de contrabando, a ver quién es el valiente.
Ábrele a la estufa, echa cáscara y penetra a la burra, dame un vaso de vino. Aaaaaaah, lástima de blanco y negro, subtitúlame la burra.
Ponte el sombrero y penétrala!
Aaaah la chotera peluda! Aaaah la chotera peluda, penétrala cabrón!
Fuego con él!
Estufas, braseros, burras cachondas y perros sin dueño. Traed los perros que los unte en manteca.

Maldita la hora de la estufa que me arrebata el sueño! Oh, la burra se retuerce de placer, sigue penetrándola! Dame vino que muera feliz, burras desnudas y vino a granel. Estufas fálicas calentando vaginas equinas! Me van a explotar los huevos hijos de puta!